Categorías
Noticias Tendencia

La cocaína, la marihuana, el éxtasis y la heroína dejan de ser sustancias consideradas dopantes.

En noviembre del año pasado la WADA – Agencia Mundial Antidopaje – daba a conocer que estas cuatro sustancias dejarían de ser consideradas como dopantes a partir del 1 de enero del 2021.

Es claro que todas estas sustancias son ilegales y que perjudican al cuerpo a la hora de competir; pero si no mejoran el rendimiento, por lo que dejan de ser sustancias de doping positivo.

Como lo dijo Diego Maradona, Sabés qué jugador hubiese sido si no hubiese tomado cocaína!”. 

Diego Maradona mundal estados unidos 1994.

¿Por qué era la Agencia Mundial Antidopaje la que tomaba cartas en el asunto? Al parecer, luego de varias décadas, de análisis se llegó a una conclusión y generará uno de los cambios más importantes en el deporte moderno. La WADA empezará a considerar a la marihuana, la cocaína, éxtasis y heroína como “sustancias de abuso”.

“Esto significa que si un atleta puede demostrar que el uso de cualquiera de estas cuatro sustancias, fue fuera de competencia y no relacionado con el rendimiento deportivo. La suspensión impuesta será ahora de tres meses y puede reducirse a un mes, si el atleta completa un programa de rehabilitación”; explicó la WADA en su comunicado oficial publicado el 30 de septiembre del 2020.

El mismo comunicado anuncia que tras dos años de períodos de pruebas, la Agencia confirmó que se recibieron “comentarios considerables de las partes interesadas relacionadas con las sustancias de abuso, donde se consideró que el uso de algunas sustancias incluidas en la lista (de prohibidas) a menudo no guardaba relación”. Básicamente, lo que hicieron acá fue analizar por primera vez la compatibilidad de estas cuatro drogas con el deporte y descubrieron que nadie saca ventaja.

Entonces, ¿nunca se había analizado antes?

Claramente es la pregunta que todos se hacen. Es de público conocimiento que las drogas recesivas, comprobado desde hace décadas, no generan mejoras en los rendimientos de los deportistas. “La marihuana no presenta una ventaja deportiva prácticamente en ninguna disciplina. Para un futbolista o un atleta es una desventaja”, expresó la uruguaya María José Pesce, directora de la WADA en Latinoamérica en el año 2014.

Por otro lado, aparecen la cocaína, las anfetaminas, como el éxtasis, y la heroína. Es claro que al hablar de este tipo de drogas no es igual que hablar del cannabis; por su confección sintética, lejos de lo natural que puede ser la planta. 

Estas son un temas más difíciles de tratar, pero aún así volviendo al tema del deporte hay cuestiones que no cambian. Ya que al atleta lo perjudica y, en este caso, pone en riesgo su vida con el exceso.

Yendo a lo estrictamente deportivo y físico, lo que generan las primeras dos es estimular el sistema nervioso central, aumentando el pulso, provocando arritmia, y elevando la tensión arterial. 

Por lo tanto el consumo de estas doras sumado al esfuerzo físico, puede causar paros cardiacos, aceleración en la respiración, contracción de los vasos sanguíneos y disminución de la fluidez de la sangre.

Por su lado, la heroína genera depresión respiratoria, ralentiza la frecuencia cardíaca, disminuye la tensión arterial, por lo que deportivamente no beneficia en nada. 

Con esto no queremos decir que hay, que la liberar todas estas sustancias.

Es cierto que la marihuana no tiene nada que ver con el resto, pero la discusión histórica nunca estuvo en el deporte en sí, sino en la condena social y por eso hoy este tabú, que se derrumba año a año llevó a una histórica decisión “drug-friendly” por parte de la WADA.

NBA y NFL

La NBA y la NFL, ya se encuentran un paso más adelante que el resto. Siendo Estados Unidos uno de los países que más drogas consume en el mundo, estas dos ligas debieron tomar cartas en el asiento. Ya que hasta hace un año atrás era un secreto a voces que los jugadores fuman cannabis. 

Siendo, ambas las precursoras de reducir las penas y de hasta tal punto de, quitar el THC de la lista de prohibidos.

La liga de fútbol americano fue la primera en dar el paso. En marzo del 2020, las autoridades fueron contundentes y sentenciaron que en el nuevo convenio ninguno de sus jugadores de elite iban a sufrir sanciones, si aparecían restos de THC en sus exámenes de doping.

En junio, la NBA tomó el mismo camino. Y se informó que los médicos no iban a realizar análisis de orina en busca de cannabis. Actualmente se está analizando la posibilidad de que se eliminen los controles de marihuana en los deportistas.

Dejá una respuesta