LA AUTOCONFIANZA Y EL CLIMA MOTIVACIONAL, EN JÓVENES DEPORTISTAS

La psicología del deporte aporta una mirada central en las fortalezas del deportista, para poder trabajar las debilidades y de esta manera, contribuir a mejorar el rendimiento deportivo.

En este artículo se abordará, principalmente, una mirada desde las variables de autoconfianza, la motivación y los principales agentes con los que interactúan los jóvenes en el deporte, y cómo sus expectativas repercuten en su desempeño y bienestar. 

¿QUE ES LA AUTOCONFIANZA?

Entenderemos a la autoconfianza,  “como la creencia de que se puede realizar satisfactoriamente una conducta deseada. En esencia, la autoconfianza equivale a la suposición de que el éxito se va a producir.” (Cauas, 2019, pág. 3).

Es por ello, que es necesario que durante los entrenamientos de los más jóvenes, se apunte a un trabajo basado en metas realistas, posibles de ser alcanzadas, basadas en el rendimiento y en el proceso, evitando centrar la mirada sobre los resultados.

Establecer objetivos de trabajo, que los niños o jóvenes conozcan, colabora para poder generar una base de autoconfianza, ya que si ven que son capaces de lograr los objetivos, podrán darse cuenta de que de ellos depende la capacidad de esforzarse y ser capaces de progresar. De esta manera verán los resultados en los entrenamientos y las competencias.

Cuando la variable depende del sujeto, este siente una tranquilidad ligada a la sensación de control y, de esta manera, es posible lograr lo que se proponen a sí mismos. 

Un aspecto que favorece a la protección de la confianza es el sentido del humor. El sentido del humor no sólo permite relajarse ante situaciones que no han salido como uno lo esperaba, sino que además le permite a esa persona ser capaz de divertirse y disfrutar de lo que está haciendo.

Otra variable es el aprendizaje positivo, es decir, la capacidad de poder aprender de los errores. Esto permite que la manera en que ingrese la información en los jóvenes no sea en forma negativa, sino que puedan analizar qué salió mal y cómo pueden mejorarlo. 

Otra estrategia que favorece a la autoconfianza, es que los jóvenes puedan realizar una lista con aspectos positivos propios, de esta manera, pueden leerla en momentos en los que necesiten un “empujón”.

LA MOTIVACION

Se eligió la temática de clima m otivacional en el que están insertos los jóvenes deportistas, ya que es un medio que condiciona la necesidad de sentirse competente.

El clima motivacional consiste en “un conjunto de señales implícitas o explícitas, percibidas en el entorno, a tevés de las cuales se definen las claves del éxito y fracaso” (Ames 1992, citados en Tutte Vallarino, 2019, pág. 12).

Por lo tanto, los principales agentes de socialización que rodean  al deportista, pueden influir sobre su necesidad de sentirse competente.

padres

Estas se pueden dividir en dos, el clima con orientación a la tarea (Balaguer, 2019), en el que se valora el esfuerzo y la superación personal y el bienestar psicológico, ligado a una sensación menor de ansiedad.

Para esto es importante que los adultos del entorno cercano al joven puedan realizar una lectura de sí mismos, tratando de conocer cuáles son las expectativas que tienen con respecto al desarrollo deportivo de sus hijos.

Se trata de involucrarse lo justo y necesario, para que el chico pueda desenvolverse, ponerse metas y mediante el esfuerzo, lograr SUS objetivos. En cambio, si el deseo del aulto está ligado a verlos triunfar y destacarse sobre los demás, se olvidan de preguntarle al joven si es lo que él también quiere.

En mi experiencia, estos últimos, quedan representados por los jóvenes que dicen “tengo que”, mientras que, por el contrario, los primeros, se destacan por un discurso basado en “quiero”. 

Muchos son los factores de presion que pueden afectar a los jóvenes deportistas. Pero este artículo se intenta recopilar las variables que pueden contribuir a ser factores de protección.

Además de explicar la doble función que puede cumplir el entorno. Siendo este determinante ya que, pueden tender a favorecer las presiones o por el contrario, pueden colaborar para disminuirlas, guiando al chico durante su desarrollo deportivo.

Lic. Sorrentino Ana.

Instagram: @licsorrentinopsicologiadeporte

Referencias: 

  • Balaguer, Isabel. “Motivación”. Máster Iberoamericano de Psicología del Deporte. Universidad LiberQuaré. 15 de Junio 2019.
  • Cauas, Rodrigo. “Atención y concentración”. Máster Iberoamericano de Psicología del Deporte. Universidad LiberQuaré. 06 de Mayo 2019.
  • Tutte Vallarino, Verónica. “Psicología aplicada a madres y padres de deportistas”. Máster Iberoamericano de Psicología del Deporte. Universidad LiberQuaré. 13 de Diciembre 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *