Categorías
Noticias Tendencia

El maratón olímpico fue un infierno

El maratón olímpico fue un infierno

Con temperaturas altísimas y un 80% de humedad los atletas no solo debieron luchar contra los 42 kilómetros sino que además se debieron enfrentar a las duras condiciones climáticas. Las damas corrieron el viernes a la tarde (Argentina) mientras que los hombres lo hicieron en el día de cierre de los juegos.

De esta manera entre las damas la vencedora fue la keniata Peres Jepchirchir, quien se impuso con un tiempo de 2:27:20, escoltada muy de cerca por su compatriota Brigid Kosgei, (16 segundos) y el podio lo completó su par norteamericana Molly Seidel con 2:27:46s. 

Los tiempos fueron bastante más altos de lo esperado debido al calor y la humedad. La prueba femenina estaba estipulada para dar comienzo a las 19hs de Tokio pero debido a las altas temperaturas la organización decidió adelantar una hora la partida. Igualmente el clima fue un factor determinante en el correr de la prueba.

Entre los hombres Eluid Kipchoge se proclamó bi-campeon olímpico, logrando igualar a su par etíope Abebe Bikila (Roma 1960 y Tokio 1964) y al alemán Waldemar Cierpinski con sus triunfos de Montreal 1976 y Moscú 1980. 

Kipchoge corrió los 42 kilómetros en un tiempo de 2:08:38s, dominando la carrera de principio a fin.  El holandés nacido en Somalía, Abdi Nageeye se colgó la de plata mientras que otro africano nacionalizado belga, Bashir Abdi se llevó la de bronce con 2:10:00s.

Los Argentinos

La atleta argentina Marcela Gomez le ganó al calor y la humedad. Con un tiempo de 2:44:09s se ubicó en el puesto 61, pero la clasificación final quedó en un segundo plano. A sus 37 años, la fondista chaqueña radicada en Brasil cruzó la meta a diecisiete minutos de la vencedora.

El clima impidió que Gomez se acerque a su mejor marca de 2:28:58s que logró en Sevilla 2020 donde quebró el récord femenino argentino de 42 kilómetros.

En la rama masculina los patagónicos  Eulalio “Coco” Muñoz y Joaquín Arbe se convirtieron en olímpicos. 

Coco Muñóz logró la mejor marca argentina en los juegos olímpicos con un tiempo de 2:16:15s que le valieron el puesto 31; mientras que Joaquín Arbe finalizó 53° entre 106 competidores cronometrando 2:21:15.

Ambos atletas hicieron un carrerón, logrando grandes resultados sobre todo en condiciones climáticas totalmente contrarias a lo que ellos están acostumbrados. Ambos atletas se radican en la localidad de Esquel, patagonia Argentina.

La leyenda se sigue forjando 

Si algo le faltaba al mejor maratoniano de toda la historia era ganar su segundo oro olímpico. De esta manera Kipchoge sigue escribiendo su grandeza en este deporte.

El keniano, de 36 años, llegó por delante de Nageeye y Abdi, sacándoles 1’20” de ventaja.

El transcurso de la carrera fue un clásico en esta distancia de Maratón cuando llegan las grandes citas.

Una carrera de ritmo controlado en la que los atletas sabían que tenían que guardar fuerzas para la parte final y superar las condiciones meteorológicas.

El ritmo de este primer parcial fue “bastante cómodo”, pasando la primera media maratón en 1:05:15 (ritmo de 3’05”/KM), lo que permitió que viéramos un grupo numeroso de más de 30 atletas en cabeza de carrera.

Pasada la primera parte de la prueba, sobre el kilómetro 25, las cosas cambiaron. Kipchoge aceleró y el grupo saltó por los aires. A partir de ahí fue un monólogo del plusmarquista mundial. 

El clima hizo su parte

Varios atletas debieron abandonar debido a las inclemencias climáticas, los golpes de calor marcaron la carrera a tal punto que el neozelandés Zane Robertson, no recuerda cómo terminó la prueba.

En sus redes sociales comentó luego del evento …..”No recuerdo como entre en meta, me levante en una camilla con un termómetro en el culo”

Cuenta que luego del kilómetro 32 se le apagaron todas las luces y es el último recuerdo que tiene de la prueba olímpica. 

ENTRA A NUESTRO CALENDARIO  Y BUSCA TU PRÓXIMO DESAFÍO

SEGUINOS EN  INSTAGRAM  Y MANTENETE INFORMADO SOBRE EL MUNDO DEL DEPORTE

Dejá una respuesta